Boom del petróleo en nigeria una bendición o una maldición

¿Se han vuelto locos los mercados? Si hace un año el petróleo se cotizaba a 107 dólares el barril y el 28 de agosto de este año el WTI alcanzó los 38 dólares, pareciera que los mercados están totalmente desquiciados. Una caída del 65 por ciento no da para pensar otra cosa, a menos que […] Has visto lo que sucedió en Guinea, Nigeria, en la vecina Venezuela. Así que la gente no está muy segura", afirma. En una comunidad como esta, solo queremos saber que si hay dinero del petróleo, tendremos una parte. Queremos beneficiarnos de él", concluye. Descubrimiento de petróleo en Guyana podría cambiar su futuro. Fuente: BBC Mundo Para la coyuntura, una bendición más que una maldición. Por otro lado, la inestabilidad política, que se produjo entre Qatar y sus vecinos, no contribuyó a reducir la disponibilidad del petróleo en el mercado: quien quería petróleo, lo podía adquirir. Además, el bajo precio del petróleo en las Bolsas parece contradictorio. la maldición y bendición de las materias primas en países en desarrollo. Un informe del Banco mundial sobre las materias primas, sostiene que la dependencia de las economías de América por estos productos puede convertirse en una bendición ante la subida de los precios y la diversificación de mercados emergentes. Una manufactura tecnológicamente atrasada que produce y emplea cada vez menos, una agricultura deprimida a pesar de las expropiaciones de tierras, y un sector petrolero que produce más del 95% de los ingresos en divisas y que ha tenido un boom por el alza de los precios del petróleo, boom que parece haber llegado a su fin. Los bosques lluviosos: Riqueza en riesgo—Bosques lluviosos amenazados (Foto de R. Butler) GUERRA La guerra se puede considerar una bendición o una maldición para el bosque lluvioso, dependiendo del curso de los eventos que rodean a la guerra, y de la situación que había antes de que estallara el conflicto. "El petróleo es a la vez una bendición y una maldición", previno en 2012 el responsable del FMI para Rusia, Antonio Spilimbergo, llamando a mejorar el clima de negocios y a luchar contra la corrupción para atraer las inversiones. Putin también abogó desde 2006 por modificar la estructura económica en pro de las nuevas tecnologías.

Si bien esta oportunidad se debe aprovechar, es clave que nuestra riqueza natural no pase de ser una bendición a convertirse en una maldición. Para ilustrar este punto, señalo dos casos

Esta falta de orientación aporta otra explicación de la maldición del petróleo: la política. Como el dinero del petróleo con frecuencia fluye directamente de la Gran Fuente Petrolera hacia El Gran Hombre -como se conoce a los dictadores de Africa-, los gobiernos han tenido muy poca necesidad de elevar sus ingresos a partir de los impuestos. Me viene a la cabeza esta paradoja -la aparente bendición que de convierte en maldición- al contemplar las riadas de Un 'boom' del turismo, el pongamos la mitad o una tercera parte ConocoPhillips, la compañía de gas y petróleo de Estados Unidos, reveló que gastaría aproximadamente 20% menos el próximo año que en el 2014, en una señal de cómo la caída en el precio del crudo está forzando a los grandes productores a reducir sus planes de gasto de capital. El trabajo se presentan de la siguiente manera en la primera sección se hace revisión de los planteamientos teóricos de la relación del crecimiento económico y los recursos naturales El petróleo en Guinea Ecuatorial, pobreza, corrupción y maldición de los recursos. Ubaldo Martínez Veiga, CEAH-UNED El petróleo de Guinea Ecuatorial se obtiene fuera de la costa (offshore)El dato que da el título a este epígrafe puede parecer algo banal, que tiene que ver con problemas "espaciales" o geográficos que, como tales, no tienen importancia. El lunes 22 de febrero se revivió en la capital del país una polémica que busca descifrar cómo responder una pregunta fundamental para los ciudadanos bogotanos: ¿Cuál es el modelo de ciudad que le conviene a Bogotá? ¿Bendición o maldición? Colombia de cara al boom minero-energético y luego ser utilizados en época de crisis hora de definir si hay maldición o no. Boyce y Herbert (2011), proponen que debe ser el nivel de ingreso, y no la tasa de crecimiento del in-greso, el criterio para establecer si los recursos naturales son una maldición o una bendición para una economía. Ross (2015: 240) define la maldición no solo en términos del crecimiento

Debajo de la región sureña del delta de Nigeria yace su bendición y su maldición: el petróleo. El petróleo ha convertido a Nigeria en uno de los países más ricos de África, pero también en uno de los más turbulentos.

El segundo fue más complicado. Una desaceleración en las compras de commodities de China jugó un papel importante, especialmente en el caso del carbón y los recursos relacionados con la construcción, como el hierro. Pero en el caso del petróleo, un aumento en la oferta (y la oferta proyectada) fue más importante. Cuando Cairn Energy descubrió por primera vez petróleo en Senegal en 2015, fueron bastantes las voces que expresaron su preocupación por lo que pudiera suponer un boom del petróleo en la frágil economía senegalesa. La batalla de Nigeria y de otros países con la maldición del petróleo no es nada envidiable. Aunque este documento se vende como una radiografía económica para el desarrollo, "Los planes de Nigeria para la prosperidad" (p. viii), el lenguaje allí utilizado es muy similar al del profeta soñador que proclama: "En mis sueños veo una Nigeria nueva en las manos de Dios" (Olusegun Obasanjo, p. iv).